sábado, 12 de enero de 2013

Secretos venecianos: La Marangona


La Marangona es la campana más grande del Campanario de San Marco en Venecia. Es además la más antigua ya que es la única que se salvó del derrumbe de 1902. La Marangona es la nota La y pesa más de 3000 kg.

El derrumbe del Campanile en 1902

Esta campana, con su tono solemne, ha señalado por 15 siglos el horario de los carpinteros del Arsenal, los marangoni, sin duda los artesanos más importantes en Venecia ya que eran los que se ocupaban de la construcción de la flota de  la Serenissima. El toque de la Marangona, en realidad, sirvió para anunciar el horario de trabajo a todos los artesanos, por esto el campanario recibió el cariñoso mote de “El Paron de casa”, que no quiere decir parón de parar sino "il padrone di casa", el que manda en casa.

Subiendo la Marangona al nuevo Campanile

He leído que la campana a veces suena por motu proprio, o sea por sí sola. Si llegando a Venecia escuchas su repicar significará que tienes alma veneciana, y que la vieja campana te recuerda de antes.
Así que ya sabes, en tu llegada a Venecia, si es la primera vez hazlo en tren, además de ese pequeño momento en el que te quedarás extasiado por lo que verás, intenta aislar el ruído de vaporetos, taxis y lanchas de mercancía, para ver si la Marangona te recuerda, y si eres tramposillo siempre puedes usar el truco de llegar a las 12:00


Hay muchísimos más secretos, misterios y leyendas en Venecia, casi en cada piedra, por eso los venecianos no dejan cambiar nada de la ciudad, sobre todo si el que quiere hacer los cambios no es veneciano. En este post he hablado de la Marangona, pero hay otras 4 campanas que me he dejado en el tintero, igual de interesantes, como la de los trotes “trottiera”, o “il Maleficio”  que sonaba cuando había una ejecución y recordaba a rezar una oración por el alma del condenado… 

Fuentes:
http://www.pensierospensierato.com/2011/09/quando-il-paron-de-casa-e-troppo-stanco.html
http://home.giandri.altervista.org/0400/012CampanileSanMarcoCampane.html
Blasi, Marlena; Mil días en Venecia, mr Ediciones, Madrid, 2010.

3 comentarios:

  1. No se poner comentarios y tengo el alma perdida, oi camapanas pero no se donde. Tu-pa

    ResponderEliminar